La justicia transicional responde demandas de las víctimas de represión en Nicaragua

Sin reformas a las instituciones no puede haber justica transicional, dice defensor de derechos humanos, ya que funcionan en servicio del actual gobierno
Justicia-transicional-y-verdad
Radio Vos
10:30 am
06/05/2021
Matagalpa, Nicaragua

La justicia transicional, un concepto relativamente nuevo en la doctrina de los derechos humanos que se refiere a la justicia que debería propiciarse en países que han vivido procesos de transición de una dictadura a una democracia o de un conflicto armado a la paz, nunca se ha aplicado en Nicaragua. Recientemente en los discursos políticos de quienes aspiran a la presidencia en las próximas elecciones 2021, están en contra de este modelo de justicia, por lo menos así lo hizo saber el ex contra Luis Fley del partido Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN).

“La justicia transicional es un invento”, tituló el medio digital Despacho 505 tras una entrevista realizada al ex contra Luis Fley hace varias semanas.

A consideración de expertas en derechos humanos como en el caso de Vilma Núñez de Escorcia, “Nicaragua es un país que aplica claramente para experimentar alguna de las estrategias judiciales y no judiciales que requiere la justicia en esas difíciles transiciones y que se resumen básicamente en tres aspectos: conocer la verdad, hacer justicia y reparar a las víctimas. Sin embargo, en ese sentido existe en Nicaragua un gran vacío, del que somos responsables todos como sociedad. Tenemos una deuda pendiente con las víctimas de las transiciones que hemos vivido, pues prácticamente casi todo ha quedado en la impunidad”.

Ana Ara Sorribas, y Bea Huber, ambas defensoras de los derechos humanos describen por qué a pesar de muchos conflictos en el país nunca se ha impulsado el proceso de justicia transicional y por qué importa aplicarla «la mayor parte de resoluciones ha sido amnistía, como borrón y cuenta nueva, la actual situación de Nicaragua es consecuencia de no trabajar las injusticias. La justicia transicional es todo un proceso muy amplio, como sociedad debemos promover verdaderos cambios».

En esta misma idea, Ana Ara insiste que debe haber una voluntad política pues esa justicia se pide porque lo establecido dentro de las leyes de Nicaragua no son suficientes para abarcar la gravedad de los delitos de lesa humanidad. Y en momentos históricos como los vividos en este país todo se debe nombrar, denunciar quiénes asesinaron.

En torno a la crisis en Nicaragua, es necesaria una formación de una Comisión de la Verdad que investigue a través de procesos los conflictos vividos en el país, pero una comisión imparcial porque la ya existente “es una farsa e insuficiente” dice Mirna Blandón, del Movimiento feministas de Nicaragua, y pone como ejemplo los tropiezos en cuanto a los derechos sexuales y reproductivos.

“La justicia tarda, pero no olvida, siempre llega y tenemos que tener la convicción que sí es posible”, refiere Blandón, como también sugirió la importancia de la documentación de los casos donde se repriman los derechos humanos.

Para la justicia transicional también tienen que haber nuevas autoridades en el país, y exigirle reivindicarla por el luto, dolor y esperanza que viven muchas familias de las y los que fueron asesinados. Así se condenará a los involucrados en la masacre.

En tanto, respecto a la justicia restaurativa, un proceso que logra establecer diálogo entre las partes involucradas, es posible también pueda darse. Aunque hay desventajas, «a qué crímenes se aplica, para alguien puede ser algo menor, para otra persona puede ser algo que le cambió la vida», dice Huber.

Para Ana Ara, en la violencia de Estado tiene que haber “una justicia que se pueda saber la verdad, que las víctimas sean escuchadas y que el Estado se responsabilice con el castigo que se considere oportuno”.

Puede leer: Agresiones y ataques a periodistas indica informe de violaciones a la libertad de expresión en Nicaragua a tres años de crisis

Tamara Morazán, de la Asociación de Madres de Abril (AMA), desde donde construyen la memoria y aportan a la verdad, dice que, en el contexto de represión en Nicaragua “la memoria es también un campo de lucha y vive en cada persona que resiste”.

Juan Carlos Arce, del Colectivo de derechos humanos Nicaragua Nunca +, comenta «aunque en Nicaragua se vive en un Estado policial que se sostiene por la fuerza de represión, no se puede perder de vista y dejar de preparar la ruta de denuncia».

Tanto como la justicia transicional como la restaurativa son claves porque buscan dar respuesta a las víctimas de la crisis. “Lo valiosos de todo esto es juntar a todos los sectores para tejer, buscar justicia, y reparación que todas las y los nicaragüenses exigen”, concluyó Juan Carlos Arce.


Para que nuestra voz y tu voz se siga escuchando,
apoya nuestra labor comunitaria.

DONA AQUÍ

noticias relacionadas

Proceso-de-vacunación-contra-el-COVID

Especialista emite recomendaciones para vacunarse contra el COVID-19

Asintomáticos-banda-nicaragüense

“Jardín” el nuevo tema de la banda Asintomáticos

El-suicidio-un-problema-de-salud

El suicidio, otro problema de salud pública. Promover acciones ayuda a salvar vidas

Deterioro-ambiental-en-Nicaragua

Plantar árboles para que los animales expandan las semillas