El acceso a la justicia de víctimas de violencia “siempre ha sido nulo”