Doble protección, el lavado de las manos