«Comprometida con lo que me gusta y me hace feliz», dice panadera comunitaria