Exigen la libertad de presas políticas en Nicaragua a través de la campaña: “La libertad es su Derecho”

“No más presas políticas,” es el lema de esta campaña a favor de 18 mujeres que perdieron el miedo de exigir derechos y democracia en Nicaragua, país secuestrado por la dictadura de Daniel Ortega.
Flor de Jamaica
4:32 pm
11/10/2023
Nicaragua

Este miércoles 11 de octubre La Articulación Feminista de Nicaragua hizo el lanzamiento de la campaña: La Libertad es un Derecho: “No más Presas Políticas.”  La iniciativa nace como una forma de solidaridad con familias de estas mujeres, ante el desconocimiento de las condiciones en las que se encuentran encerradas injustamente, teniendo como antecedentes las tortura a la que han sido sometidas las personas presas políticas hombres y mujeres a raíz de la crisis sociopolítica en el contexto de abril 2018.

A través del programa de Radio Vos “Conversando” se hizo el lanzamiento de la campaña en cadena de medios digitales que se sumaron a la iniciativa: La Articulación Feminista, la Lupa, Agenda Propia; Intertextual, Entre Patria, IP Nicaragua, Galería News, República 18, Mesa Redonda, La Radio de Todas, Radio Guija, estas dos ultima del Salvados.

Ana Quiroz activista de derechos humanos, mencionó que esta campaña es un esfuerzo colectivo por la libertad de las 18 presas políticas en Nicaragua de las cuales se sabe muy poco, pero asegura están en malas condiciones. “Están en condiciones difíciles de atención en salud, alimentación, falta de acceso a patio sol, y la falta de comunicación con sus familias.”

Esta campaña es por 16 presas políticas dato que se manejaba recientemente, cuando se inició la producción de la campaña era 13 y ahora que se hace el lanzamiento ya son 18 las mujeres presas políticas, aseguró Ana Quiroz.

Por su parte María Teresa Blandón, integrante de la Articulación Feminista apunta que a la fecha hay más de 80 personas presas políticas en Nicaragua donde la mayoría son hombres por la cual se han hecho campañas similares a esta “de sensibilización, denuncia y apoyo a presas y presos políticos,” pero que en esta ocasión están enfocadas en las mujeres por la vulnerabilidad y torturas que podrían estar viviendo, tomando de referencia las anteriores detenciones de presas políticas y los abusos que vivieron dentro de las cárceles.

Por ejercer su derecho hay mujeres presas políticas en Nicaragua

Blandón resalta que La Articulación Feminista pretende demostrar en esta campaña que es “inadmisible que en pleno siglo 21 haya personas presas políticas por defender sus derechos y por querer cambiar el régimen político que hay en Nicaragua que es un obstáculo para que la sociedad pueda salir de la pobreza, desigualdad y la violencia.”

Estas mujeres están presas por ejercer sus derechos ciudadanos básicos, apunta la activista María Teresa Blandón.

Estos son algunos nombres de las presas políticas en Nicaragua: Jaqueline Rodríguez Herrera, Mayela Campos Silva, Gabriela Morales López , Nelly López García , Adela Espinoza Tercero , Brenda Baldelomar Alemán , Anielka García Zapata , Martha Rivas Hernández , Olesia Muñoz Pavón , Martha Centeno Marín.

La detención de estas mujeres genera otras violencias que recaen en las familias, una situación de la que poco se habla. La campaña pretende ser un lazo de solidaridad con las mujeres y a la vez con sus familias que sufren continúa represión.

“Hay mujeres que tienen niños pequeños que necesitan del cuidado y atención de las madres, hay quienes son el sostén de la familia. Hay mujeres jóvenes que tienen proyectos de vida que les han sido arrebatados por la dictadura”, asevera Blandón.

Las afectaciones a las familias de una presas o preso político son directas amplia  “han tenido que cambiar sus dinámicas familiares por miedo que estas agresiones alcances a otros familiares se han tenido que ir al exilio en condiciones precarias” y quienes se quedan en Nicaragua tiene que disponer hasta de lo que no tienen para atender al familiar en situación de privación de su libertad, haciendo más precaria la vida.

Temor de denunciar detenciones de presos y presas políticas

En Nicaragua por el ambiente de terror que crea la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo sometiendo a constantes represión, acoso, detenciones y otros tipos de agresiones, hay familias que prefieren callar y no hacer denuncias.

Quiroz argumenta  que las familias sienten temor de levantar la voz por su familiar porque “pueden exponer más a la persona que está presa, y tienen la ilusión que logrando algún acuerdo van a tener la liberación de su familiar.”

Algunos observatorios que registran las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua evidencian que la autocensura evita cuantificar un dato real de las personas presas  por razones políticas y solo se contabilizan las que son verificables a través de distintas fuentes de información.

Quiroz resiente que en Nicaragua ya no hay la posibilidad ni de rezar con libertad.  Tal es el caso de Olesia Muñoz corista católica y nuevamente presa política quien está presa por cantar, al igual que jóvenes están  presas por querer estudiar y poder así construir una Nicaragua mejor para todos y todas.

La feminista y activistas de derchos humanos  añaden que la demanda que se hace en esta campaña es la justicia, libertad, democracia y respeto a los derechos humanos.

Desde la Articulación Feminista se estará distribuyendo en sus redes y medios de comunicación los contenidos de la campaña La Libertad es un Derecho: “No más Presas Políticas”; piden a la ciudadanía contribuir en la reproducción y compartir la información porque es la manera de apoyarlas hasta alcanzar su libertad. “Ellas nos necesitan” finaliza diciendo Ana Quiroz.


Para que nuestra voz y tu voz se siga escuchando,
apoya nuestra labor comunitaria.

DONA AQUÍ

noticias relacionadas

Pobreza en Nicaragua podría incrementar hasta en un 36.9% este año

Sector ganadero de Nicaragua afectado por cambio climático y altos costos de producción

Migrante de Quilalí fallece en accidente de tránsito en USA

Matagalpa de luto por accidentes de tránsito: Pérdidas lamentables en la comunidad